24 jun. 2014

¡Que te den morcilla!



Hace unos días, caminando de vuelta a casa, iba yo como siempre pensando en mis cosas cuando me topé con una parejita que discutían y ella le dijo al chico: "¡que te den morcilla...! me quedé sorprendida... ¿en serio? ¿que te den morcilla? hacía mucho tiempo que no escuchaba esa frase (muy fina, por cierto, cuando se trata de mandar al carajo a alguien ;p) Me resultó gracioso, aunque creo que a aquel chico no tanto.... y me acordé de esta recetilla para hacer morcilla casera.
Muchos pensaréis, ¿morcilla? ¡¡puaghhhhh, eso lleva sangre!! ya... a mi tampoco me gusta, no me gusta nada, pero hay que comer de todo, que se le va a hacer...




¡¡Pero lo más importante es no dejarse engañar por las apariencias, ya que en este caso se trata del pan con chocolate de toda la vida, jajajaja!!
¿He conseguido engañaros por un instante? esa era mi intención, soy muuuu mala lo sé, espero que me perdonéis algún día :-)


¿Os animáis a preparar estas peculiares "morcillas" de chocolate? !Mirad que poquitos ingredientes necesitamos!

- 250 grs. de chocolate, yo uso Nestlé Postres
- 200 grs. de galletas (un paquete de galletas maría, por ejemplo)
- 100 grs. de mantequilla
- 200 ml de nata líquida para montar
- 50 grs. de nueces picadas
- 50 grs. de avellanas picadas
- un par de bolsas de congelación

¿Nos pringamos?

- Empezamos calentando la nata en un cazo (o en el micro) y reservamos.
- Por otro lado, machacamos las galletas sin hacerlas polvo en un bol, lo podemos hacer con las manos o con la ayuda de un mortero por ejemplo.
- Calentamos también el chocolate con la mantequilla hasta que se fundan en  una mezcla suave y homogénea, en ese momento añadimos la nata y mezclamos bien.
- Añadimos esta mezcla al bol con las galletas y por último añadimos los frutos secos picados, mezclamos bien, nos quedará una pasta nada manejable. Aquí entran en acción las bolsitas de congelación.
- Dejamos templar la masa y la metemos en la bolsita de congelación, yo repartí la masa en dos bolsas para que me salieran dos morcillas bien chulas en vez de una súper gorda ;-)
- Presionamos bien la masa en el fondo de la bolsa para que quede bien repartida y la enrollamos.
- La dejamos enfriar en la nevera de un día para otro sobre una superfície plana.

¡Pasado ese tiempo, ya la tenéis lista!¡Os aseguro que sorprenderéis! ¡imaginad la cara de mi chico (que detesta la morcilla) cuando se la planté en la mesa para merendar!




Es muy sencilla de hacer y la podéis adaptar a vuestros gustos, usando otro tipo de galletas, otros frutos secos como piñones o almendras, podéis poner arroz inflado ... Incluso podéis añadirle miel o un chorrito de ron si no la van a tomar niños, ¡que te conozco y me los emborrachas!

Esta "morcilla dulce" la vi en un programa del Hormiguero hace unos años atrás, os dejo el enlace AQUÍ , para que veáis el paso a paso. ¡Me pareció súper original!

Truquiconsejos:

- En la receta del Hormiguero, añaden un poco más de mantequilla, lo he probado también así y me pareció que quedaba una masa demasiado aceitosa. Yo prefiero ponerle 25 grs. menos.
- Si queréis conseguir ese efecto "rugoso" de la piel de la morcilla, basta con pasarla por azúcar glass o cacao cuando ya esté firme. Tened en cuenta que al estar húmeda lo absorberá, así que lo mejor es hacerlo justo antes de servirla.
- Con la ayuda de una brocheta de madera, le inserté un cordoncillo que doblé por la mitad y anudé para darle un poco más de "realismo".

¡Así que, si te tienen que dar morcilla y no te gusta la de Burgos, al menos endúlzate el día con esta!

¡Feliz semana!

P.D: el aceite también es falso... no es más que agua teñida con colorante  alimentario amarillo y marrón  ;p



11 jun. 2014

Trenza de Hojaldre Salada



¡¡Aixxxx!!! si es que se me pasan los días volando y no me da tiempo a hacer todo lo que me gustaría!
Así que hoy os propongo una receta de las que me gustan tanto, con ingredientes de "andar por casa", muy pero que muuuy resultona y sobretodo deliciosísima!! Una trenza de hojaldre salada. ¿Os apetece?
Es una receta sencilla y fácil de preparar con la que quedaremos requetebién en cualquier ocasión.
El hojaldre es muy versátil, así que podéis rellenar la trenza con lo que más os guste, ya sea salado o dulce.
En esta ocasión no me he querido complicar mucho y he recurrido al relleno de toda la vida... jamón y queso! Eso sí, sin renunciar al sabor y a comer bien, así que no perdáis detalle de lo que vamos a necesitar.

Ingredientes:

- Una lámina de hojaldre
- Jamón york ( yo he usado lonchas, también pueden ser taquitos...)
- Queso (esta vez he usado "Flor de Esgueva", ¡podéis poner vuestro favorito!)
- Bechamel ( ¡síii!, le da una cremosidad..... ¡¡mmmm!!, ¿que os da palo hacerla casera? lo sé, yo tampoco tenía tiempo ni ganas, así que me apañé muy bien con un brick de bechamel preparada, pero que no salga de aquí  ;-) Necesitaremos poquita, pero creedme, vale la pena ponerla, y, con lo que nos sobre ya tenemos para preparar mañana unos macarrones gratinados! Es un ingrediente clave para nuestra trenza).
- Huevo batido 
- Azúcar moreno (sé que hemos quedado en que es una trenza salada... pero el contraste de sabor es espectacular, es el otro ingrediente clave. Y si no, siempre 
podéis sustituirlo por sésamo, semillas de amapola... pero merece la pena probarlo.

¿Lo tenemos todo a punto? ¡Pues vamos a ello!

- Precalentamos el horno a 200º, con calor arriba y abajo sin ventilador.
- Extendemos la lámina de hojaldre sobre el mismo papel sulfurizado que suele llevar.
- Marcamos "SIN CORTAR", dos líneas paralelas que nos servirán para delimitar el hueco donde irá el relleno. (Ese hueco tiene que ser un poco más ancho que las líneas laterales, aunque en la foto no se aprecie...)
- En los laterales cortamos el hojaldre haciendo líneas horizontales de unos 1,5 - 2 centímetros.
- Ahora vamos con el relleno, ponemos primero una capa de jamón y encima una de queso. Cubrimos generosamente con bechamel y terminamos con otra capa de jamón.
- Llegó el momento de "trenzar", vamos cerrando el hojaldre cogiendo una tira de cada lado, de manera que vayan quedando superpuestas, y al finalizar, cerramos bien los extremos hacia adentro para evitar que se salga el relleno.
- Pintamos bien con huevo batido y espolvoreamos con azúcar moreno.
- La metemos en el horno hasta que esté doradita (20-30 min.)
- Pasado ese tiempo, sacamos la trenza del horno y la dejamos templar sobre una rejilla para que no se reblandezca.

"ozú" qué lío, ¿verdad?

Os dejo aquí el paso a paso con fotitos, es más fácil hacerlo que explicarlo.









¡Después de dejarla templar, ya la tenemos lista y bien bonita!




Aquí la foto del corte cuando todavía estaba calentita....


Imaginad qué rica debe estar la versión dulce de esta trenza, con crema pastelera y manzana, o con chocolate... 

Se puede comer fría o templada y es perfecta para merendar o cenar, y me parece ideal para llevarla a un picnic. Además la podéis preparar con antelación y su presentación siempre sorprende.

Os dejo el enlace de una canción que me encanta y no puedo dejar de escuchar... cuando me da por algo...  :-)


¡¡Espero que os animéis y me enviéis las fotitos de vuestras trenzas!!

¡Besitos mil!